Cuentos Trinitecos

El Bosque Encantado y Los Animales

Había una vez un bello bosque que tenía un encantamiento que todo los animales hablaban y jugaban entre ellos, pero había un zorro de mal modo que no le gustaba la responsabilidad que evadía el trabajo, que pedía prestado comida en tiempo de invierno y nunca le gustaba devolver la comida. Pronto ya no tenía amigos que confiaran en él; fueron pasando los días y no encontraba comida, un día salió a pedir comida a sus amigos y como sabían que no era responsable en devolver la comida, entonces no le prestaron.

El zorro fue a buscar comida a otra aldea, que tenía que pasar por una quebrada pero la quebrada estaba crecida arrastrando piedra y árboles enteros, espero dos horas para que la quebrada bajará y pudiera pasar, pero en ese momento pasó un venado que lo ayudó a pasar la quebrada y lo llevó hasta la aldea donde vivía. Tras llegar, el zorro empezó a pedir prestada comida, pero como los animales no sabían que era irresponsables le dieron la comida prestada, y se quedó unos meses en esa aldea pero pronto empezó a suceder lo mismo en la otra aldea.

Pero poco a poco se dio cuenta que si seguía así, iba a terminar muerto de hambre porque nadie le iba a dar comida e iba a quedar solo sin apoyo de ningún animal, entonces empezó a familiarizarse con los demás animales del bosque teniendo más responsabilidades y devolviendo los favores que los demás animales le hacían. Paulatinamente, los animoales de la aldea le fueron haciendo más favores porque él empezaba hacer responsable de pronto vio una zorra muy elegante que desde que la vio fue donde ella y él le dijo:

-¿De dónde ha venido esta belleza que tan extasiado he quedado?

Y ella le dijo: -¡te vengo conociendo y empiezas de enamorado!

Entonces el zorro le dijo: -¡adiós!

El zorro se fue alejando, de pronto llegó otro zorro y este le dijo a la zorra:

-¿Cariño quién era él?

Y ella le respondió: -¡un loco enamorado!

Mirando como se alejaba la pareja y se fue a buscar comida a un huerto y ahí había un pajarito enredado en unas espinas y él le ayudó y el pajarito le dijo:

-¡Gracias!. ¿No eras tú el irresponsable de este bosque?

Y el zorro contesto: -¡no; ¡la vida me enseñó mucho, buenas cosas, pero lo más importante ser responsable!

Mensaje: si quieres seguir superando supérate tú mismo levanta la cabeza y se responsable.

Fin 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: