Cuentos Trinitecos

Un niño que aprendió a respetar

Había una vez un niño llamado Benny que vivía con sus padres, una vez Benny fue a estudiar a la escuela, él no respetaba a sus compañeros ni a su maestra. Una vez, Benny no quería copiar lo que escribía la maestra en la pizarra, la maestra llamó a los padres de Benny para hablar del mal comportamiento de él, la maestra les dijo que Benny a tenido un mal comportamiento, y que no la respetaba a ella ni a sus compañeros. Los padres de Benny se marcharon muy avergonzados y decepcionados por el mal comportamiento de su hijo.

Los padres de Benny lo estaban esperando en la casa para aconsejarlo. Benny salió de la escuela y llego a la casa, él pensaba que no lo iban a regañar, pero los padres estaban muy enojados, y lo dejaron castigado durante una semana sin ver televisión.

Al día siguiente, Benny conoció a un nuevo compañero que había llegado a la escuela, se llamaba Ariel, quien era un niño muy humilde y respetuoso. Al toque del timbre para entrar a clases, Ariel y Benny caminaban juntos en el pasillo. Ariel a consejo mucho a Benny, y este se puso pensativo y le dijo “es cierto lo que me estás diciendo, y que no debo faltarle el respeto a los demás”. Posteriormente llegaron dos niñas muy humildes y contentas , Dilcia y Kelsi, se hicieron amigos de Benny y Ariel después entraron a clases.

Benny ya no seguía molestando mucho ni faltando el respeto a los demás, la maestra muy asombrada le dijo a Benny: “hacambiado mucho de comportamiento”, Benny le respondió “hay que ser humilde y tener respeto con los demás”. Benny llegó a su casa muy feliz; día siguiente los padres de Benny llegaron a la escuela para hablar con la maestra sobre como se había estado comportando su hijo, a los que la maestra les dijo que Benny había tenido una gran cambio, y que se estaba portando muy bien en la escuela. Los padres llegaron muy felices a la casa de ellos, cuando Benny llegó a la casa, sus padres le dijeron que están muy orgullosos y contentos de por el cambio que había tenido en su comportamiento, y sus padres vivieron felices para siempre.

 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: